Salsa para peceto frío

Suave, ligera y deliciosa salsa con cebolla, cebolleta, ajo, vino blanco, espárragos, nata y caldo de verduras. ¡Todo un placer para los sentidos! ¿Quieres?

Receta de salsa para peceto frío

Ingredientes para preparar salsa para peceto frío

  • 1 cebolla grande
  • 1 cebolleta
  • 1 diente de ajo
  • 4 espárragos blancos gruesos
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 vaso de caldo de verduras
  • 1/2 vaso de nata para cocinar
  • Pimienta negra
  • Mantequilla
  • Agua
  • Sal

¿Cómo preparar salsa para peceto frío?

  • Pelamos y cortamos en juliana tanto la cebolla como la cebolleta. Reservamos.
  • Ahora, empezamos a preparar la salsa para peceto frío y para eso, en una sartén ponemos a calentar un par de cucharadas de mantequilla y cuando esté caliente, doramos el diente de ajo que ya tendremos pelado y laminado fino.
  • Una vez empiece a tomar color, añadimos las verduras cortadas, rectificamos de sal y mezclamos con una cuchara de madera.
  • Mantenemos al fuego unos 5 minutos, removiendo de vez en cuando y cuando empiece a ponerse transparente, añadimos el vino y subimos un poquito la temperatura para que se evapore el alcohol y reduzca un poco.
  • Pasados otros 3 minutos, volvemos a fuego medio y ahora, agregamos los espárragos troceados, el caldo de verduras, la nata, rectificamos de sal y condimentamos con pimienta al gusto.
  • Removemos y mantenemos una cocción suave durante unos 10 minuto o hasta que todo esté bien hecho y la salsa haya reducido a tu gusto.
  • Retiramos del fuego, pasamos todo a un procesador de alimentos (o por la batidora) y trituramos hasta conseguir una crema fina y homogénea. En ese momento, ya tenemos lista la salsa para servir sobre el peceto frío. ¡Buen provecho!
  • Foto orientativa: chispita_666
Nota del autor:

Con esta salsa de cebolla y espárragos puedes acompañar un peceto de algo más de un kilo de peso.

Te recomiendo que elabores la salsa en la misma sartén (sin lavar) en la que hayas hecho la carne, para de esta forma, coger también parte de sus jugos.

Si te da igual encontrar los trozos de las verduras, puedes eliminar el paso de triturar la salsa y servirla tal cual.

Puedes sustituir la cebolleta por otra cebolla mediana e incluso puedes hacer variaciones de la salsa y usar puerro (la parte blanca) o añadir al final un poquito de queso rallado, pues es muy versátil.

Si te pasas de cocción y te queda una salsa muy espesa, siempre puedes corregir su textura añadiendo un poquito más de nata o caldo de verduras.